Tradición y modernidad

Es curioso. Se supone que hay ciertas cosas que nunca deben mezclarse, o eso predican los puristas. Por ejemplo, tengo compañeros que creen todavía -siglo XXI- que los periodistas de verdad no tienen por qué saber utilizar bien un ordenador. Valoran más la vertiente creadora, narrativa, el “oficio” por encima de todo, el olfato, la sagacidad… Creen incluso que es contraproducente dar con un redactor al que le interese demasiado la tecnología. Hay quien tiene una especie de miedo a que el medio acabe sobreponiéndose al mensaje. Y no digamos ya si un periodista tiene más inquietudes que la escritura; por ejemplo, que al redactor díscolo le guste la fotografía hasta el punto de hacer sus pinitos de vez en cuando y de publicarlos. Entonces los puristas hablan directamente de intrusismo, de que el fulano en cuestión lo que tiene es ansia por ser un “periodista total”, expresión que acuñan con desprecio los compañeros de una cierta generación. El caso es que nadie se mete con un pintor que le pegue a la escultura, con un director de orquesta que toque el violín y, mucho menos, con un actor metido a director de cine. Pero en este trabajo mío, el celo profesional roza a veces el ridículo más espantoso. Deberíamos aprender de otros sectores, y voy a poner un ejemplo en las fotos que acompañan a esta reflexión: la música. El señor que veis aquí abajo es mi tío, Antonio García, un gaiteiro histórico del sur de Galicia:

La foto tiene casi sesenta años. Antonio fue un músico destacado y con su grupo, Os Peruchos de Castrelos, ayudó a escribir alguna de las páginas más celebradas de la música tradicional de Galicia, a sentar las bases sobre las que descansa ahora un sector consolidado y profesional. Hoy no existirían Carlos Núñez o Budiño -por citar sólo a un par- si no fuese por el trabajo que hizo, en la sombra, gente como Antonio. Al caso, que me disipo. El de la foto de abajo también es mi tío, Antonio García, hace dos noches y 60 años después.


También está tocando la gaita…. ¿la gaita? Pues, en cierto modo, sí. Lo que Antonio tiene entre los dedos no es otra cosa que una gaita electrónica o, tal como la describe su creador, José Presedo, un “controlador Midi con dixitación de gaita”, comercialmente conocido como Master Gaita. El año pasado, cuando le enseñé a mi tío el artefacto que me acababa de comprar, creí que lo miraría con asco, lo examinaría con desprecio y que, con suerte, no me lo pondría de sombrero. ¡Un músico tradicional poniendo sus manos sobre un chirimbolo de PVC conectado a un ordenador! Me equivoqué de lleno. Mi tío no sólo acarició aquella extraña lavativa digital casi con pasión, sino que en cuestión de minutos consiguió hacerla sonar como sólo él sabe hacer. “Isto é bárbaro”, dijo. Su cara habla ¿o no? La pasada noche de fin de año volvimos a conectarnos y volvimos a hacer música, incluso fusionamos las dos gaitas, tradicional y digital. Mi tío, que tiene más de setenta años, está seriamente interesado en aprender a manejar esta tecnología moderna y futurista que le ha servido para ahorrarle muchos soplidos -la gaita electrónica no utiliza aire-. Y no sólo no ha dejado de ser un buen gaiteiro por haber puesto sus manos en un aparato electrónico, sino que el aparato le ha servido para revivir todavía más al gran músico que lleva dentro. Ojalá se aplicasen el cuento los que, y vuelvo al periodismo, se mueven en cotos cerrados y reniegan de cualquier avance que signifique reconocer que este trabajo ya no es lo que era. El progreso no es malo, amigos; otra cosa es que uno prefiera mantenerse al margen. Cuánto hay que aprender de los veteranos de verdad…

Anuncios

13 pensamientos en “Tradición y modernidad

  1. Tem muito mérito. Ignorar os prejuiços (ou nom telos) é muito difícil, seu tio havia gostar do Rufus Harley, outro gaiteiro contra corrente.

  2. Creo que la historia de tu tío es suficientemente significativa como para no tener que añadir nada más. En todo caso, también entiendo que los fotógrafos anden con la mosca detrás de la oreja. Las empresas están deseando que la misma persona pueda hacer los dos trabajos y en una situación así los más perjudicados serían los fotógrafos. Del resto, en fin, hay que evolucionar. ¿De qué vale que consigas una buena información en medio de una guerra, por ejemplo, y que sepas escribirlo de maravilla si tu desoconocimiento de la tecnología te impide ingeniártelas para enviar la crónica?

  3. rabudo dice:

    Pues tienes razón. Pero ¿sabes lo peor de todo? Que los fotógrafos no son los que se molestan, sino otros redactores. Yo creo que un redactor y un fotógrafo son complementarios y que sólo en contadas ocasiones un mismo tipo puede hacer las dos cosas (para un apuro, porque, como dice el dicho, “mentres se capa non se asubía”. Lo que sí entiendo es que han desaparecido procesos ligados a las viejas tecnologías: ya no hay linotipistas, cajistas… La función del maquetista compaginador está cada vez más en entredicho, quedan cada vez menos. Pero hacen falta más infografistas, expertos en informática, redactores digitales…. Es cierto que asumimos trabajos nuevos y que hay funciones que cambian. Pero no creo que se trate de prescindir de nadie, sino de adaptarse a los cambios y, sobre todo, de estar al día para que no se lo lleve a uno la corriente. Lo que no se puede es negar el progreso porque, entonces, el progreso te comerá desde los tobillos antes de que te des cuenta.

  4. joseph folch dice:

    Hay una historia que cuenta que cuando Lesseps estaba construyendo el canal de Suez vió que los obreros egipcios cargaban la tierra en espuertas que llevaban a la espalda.Decidió proporcionarles carretillas para hacer el trabajo más rápido y cómodo. Cuando los obreros recibieron las carretillas, las llenaron de tierra y se las echaron a la espalda. O que hai é moito exipcio neste país.

  5. rabudo dice:

    juajuajua, muy bueno

  6. Bonnot dice:

    estos chavales son todos iguales, oye… chintófano nuevo que ven, chintófano que quieren probar… juventú…

  7. Bonnot dice:

    soy yo otra vez… no me hagas mucho caso… pero tengo la ligera impresión (por su blog) de que igual a santi molezún no le desagradó del todo la entrevista… no sé, me lo dice el instinto… 😉

    (peonbv dice hoy el verificador de marras)

  8. rabudo dice:

    Sí, ya me fijé. Con el mundo de lo sobrenatural, mejor estar a bien…

    (Mi verificador va más allá y añade: ¡bdoufqr!)

  9. kate dice:

    Quen critica que abarques moitos campos igual é que ten carencia deles… E que non me digan que é máis operativa a Olivetti, por bonita que sexa, que o ordenador, que che permite facer e refacer nun momentiño de nada. Outra cousa, non confundir co redactor todoterreo que lle aforra tres postos de traballo a unha empresa (redactor-camara-móntatelotumismo) iso xa son intereses doutro tipo.
    El saber no te ocupa lugar…

  10. Anonymous dice:

    Rabudo lo borda, como de costumbre, para definir al profesional-fosil, ese tipo improductivo que se amarra a “lo de siempre”, mas que nada para que no se descubra su incompetencia. Gente, en este caso periodistas, que piensan que el mundo es el mismo que hace treinta años. Eso si, bien que les gusta tener acceso a Internet en la oficina para poder rascarla haciendo como que trabajan…

  11. Anonymous dice:

    Soy un anónimo compañero. Te daré un dato. Hace unos cuatro años entrevisté a Molezún y me amenazó con convertirme en rana si no le gustaba la entrevista. Y ahora estoy en todos los charcos.

  12. Anonymous dice:

    genial, me parece que sí, que es cierto, en mi profesión tb pasa.
    la técnica y los avances, no impiden sentarse en la cama de un paciente (como decía Marañón).
    a los periodistas ultimamente os cae de todo, y el caso es que luego la fgente le tiene miedo a salir en la prensa (es una frase repe: voy a denunciar, o los hago salir en el periódico…ejem)
    luego se calman, q es lo importante, y se puede trabajar sin tanto compartimento, q ni que fueramos abejitas 8con mis respetos).
    buén año.
    siloam

  13. rabudo dice:

    Oye, anónimo, me preocupas con lo de la rana. El caso es que me dijo que le gustó pero ¿y si no es cierto? Dios, espero que alguien me bese a tiempo…–>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: